miércoles, 20 de marzo de 2013

CAPACITACIÓN: Buen Trato Laboral.

Descripción y Beneficios del curso:

Crear un ambiente de trabajo es hoy, para las empresas, algo  muy significante. La falta de un ambiente óptimo tiene diferentes causas, desde la gestión misma del área, hasta la falta de empatía con los subordinados; algo que parece simple, pero que muchas veces los niveles jerárquicos altos no logran no saben tratar ni motivar a sus empleados.

Uno de los principales problemas que presentan las empresas está centrado en las relaciones entre trabajadores.

Un jefe (gerente, supervisor, director, etc.) que tome buenas decisiones, pero que tenga situaciones de conflicto entre su “equipo” de trabajo, suele no tener la mejor administración de su recurso humano y suele ver mermada la calidad de sus resultados y tiempos de entrega, lo que a corto plazo impactará en los resultados de la empresa.

Por lo cual, para llevar a cabo una exitosa administración del recurso humano, se deben observar algunos principios importantes: El respeto, la tolerancia, la disposición y la motivación.

Respeto: Es el principal ingrediente en el desarrollo de relaciones personales. La palabra de un superior (jerárquicamente hablando), tiene que tener un valor para un empleado; pues deberá cumplir las órdenes. Cuando la palabra de un superior tiene valor, generará confianza.

Debemos recordar que, reconocer los errores e intentar enmendarlos, también es una manifestación de respeto. Pues el respeto a un superior, no se gana a través de las órdenes y mostrar superioridad total, si no a través de incentivar a su equipo, respetarlos de igual forma (el ser subordinados no los hace inferiores como personas), manejar el equipo con tolerancia, tomar en cuanta las aportaciones de todos y premiar de ser posible, el buen trabajo y la iniciativa.

Tolerancia: Es de suma importancia, aceptar la riqueza y maravilla de la diversidad; los empleados no son maquinas. Al contratar personal, debe existir lógicamente, la idea de que esas personas contribuirán a un mejor desempeño de la empresa. Escucharlos, podría llevar a nuevas ideas para ser implementadas.

Señalemos algunos puntos clave para la tolerancia:

Tolerancia a las ideas y pensamientos: Que no se trata más que de saber que los demás no pensarán como yo, no importando si soy el responsable del área o departamento, ya que la diversidad de ideas, creencias, comportamientos y hasta vestimentas, no califican a nadie como buen o mal elemento de trabajo y persona; serán prejuicios que deben ser abandonados; se obtiene algo bueno de cada persona y se aprende algo nuevo.

Tolerancia al tiempo de aprendizaje laboral: Como mencioné párrafos arriba, las personas no somos máquinas que se automaticen en una sola labor de forma inmediata; es un proceso que permitirá al trabajador adquirir las habilidades necesarias para desempeñar eficientemente su labor; lo primordial es capacitar al nuevo personal directamente en el área, permitirle familiarizarse con sus procesos y ayudarle en cada una de las dudas que tenga; esto lo hará sentirse parte del equipo y le permitirá adherirse y cohesionarse al grupo de trabajo, cooperando y sintiéndose uno del grupo; de lo contrario podría disgregarse y sentirse aislado, lo que hará que sea poco eficiente.

Disposición: Evitar las acciones y actitudes de superioridad (que no, sus acciones como superior, que es algo muy diferente). Tener disposición, significa aquí, que el empleado siente la confianza de dirigirse a su jefe y poder hablar con él por cualquier circunstancia que pueda surgir, porque el jefe directo estará en la disposición de apoyarles, con respeto y tolerancia, y no de solo reprenderle o ignorarle; el temor a ser rechazados por un superior, es una de las causas principales de que los empleados cometan errores y no los solucionen a tiempo, ya que no se sienten apoyados por quien debe ser el pilar del grupo de trabajo. El empleado debe sentir que es escuchado y tomado en cuenta.

Motivación: Una de los principales factores que logran el sentimiento de pertenencia al grupo de trabajo y a la empresa; teniendo para ésta última, lealtad como pago. Un empleado motivado, estará comprometido con su trabajo, pero también con los valores y la filosofía de la empresa misma.
Entonces, generar un ambiente de respeto lleva consigo un trabajo adicional para los puestos gerenciales, jefaturas y direcciones; pues el ignorarlos y hasta castigarlos, suele ser un factor determinante en su permanencia y compromiso con la empresa, generando rotación constante y por consiguiente trabajadores nuevos sin un compromiso y lealtad a la compañía, que no lograrán especializarse en su labor y compartir sus habilidades con los demás. Lo que se traduce en pérdidas y trabajo adicional para la empresa y el Recurso Humano.

Por eso, algunos de los pilares básicos para el buen trato hacia los empleados son: asignarles tareas que concuerden con sus expectativas y habilidades, evitar en la mayor medida posible el estrés laboral, hacer que se sienta atendido y respaldado por la empresa y sus superiores y que existan incentivos por su buen desempeño, no solo monetariamente hablando, si no un reconocimiento por su buena labor. Por supuesto, esto demanda un esfuerzo adicional por parte de los superiores; pero dicho esfuerzo se verá recompensado en su propio equipo, por generar un ambiente de respeto y hacer por ende, el tiempo que permanecen en el trabajo (que suele ser mucho) mucho más agradable, evitando así el estrés laboral; a demás de que los buenos resultados obtenidos por ese esfuerzo adicional, se verá reflejado dentro de la empresa que lo respalda.

Objetivo General del Curso:

Mostrar a los encargados (jefes, gerentes, directores, supervisores) de las áreas, la importancia de un buen trato a los empleados a su cargo; no solo por ser una ventaja para su equipo, si no para él mismo y su bienestar laboral. A mejores resultados, un mayor respaldo empresarial y crecimiento laboral.

Objetivos Particulares:

·         Aprender a tratar a los trabajadores a su cargo con respeto.
·         Aprender la importancia de ganar el respeto y no el miedo de su equipo de trabajo.
·         Reflexionar sobre sus modos de trabajo y diligencia.


Temario:

I.- Equipo de Trabajo:
  •  ¿Qué es un equipo de trabajo?
  • Importancia de tener un equipo de trabajo
  • ¿Cómo puedo tener un equipo de trabajo?
  • Ejercicio: Solución de un problema en equipo.
  • Reflexiones del tema.

II.- Manejo de un equipo de trabajo (2 sesiones):

·         Importancia del respeto y tolerancia a las diferencias.
·         Importancia del respeto y tolerancia al tiempo de aprendizaje.
·         Dinámica: De la intolerancia al respeto mutuo.
·         Importancia de tomar en cuenta a los demás.
·         Dinámicas de trabajo y su función en el equipo.
·         El arte de escuchar.
·         Incentivos al buen trabajo
·         Grupo reflexivo: Lo aprendido estas dos sesiones.

III.- En los zapatos del otro.
  • Empatía y la importancia en mi trabajo.
  • Estrés laboral y sus causas (visto desde la mirada del jefe de área o departamento).
  • Lo que reflejo no es siempre lo que soy.
  • Importancia de escuchar y comprender.
  • El respeto se gana, el miedo se impone.
  • Ejercicio: Ver desde el otro lado.
  • Cierre: Compartir experiencias. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada